8 ene. 2010

Me importa tres velines

resulta que este blog veraniego es muy chiquito y como algunos vieron viene con algunas fallas congénitas. De las que iré tratando de subsanar las que pueda, al resto averiado: que le den por culo (como dice Electra) Tampoco quiero hacer grandes promesas porque a veces las mejores ideas se me caen en los sueños y me está costando recordar un puto sueño. Pero resulta que hoy soñé que llamaba tres veces al mismo amigo:
yo: hola! qué pasó? vos me llamaste, no?
césar: no, yo no ...
yo: ah! pero vas a venir?
césar: no, a dónde ...
2º llamado:
yo: hola! qué pasó? vos me llamaste, no?
césar: no ...
yo: ah! no vas a venir?
césar: no ...
3º llamado:
yo: hola! no me llamaste, no vas a venir... (risa endemoniada) estoy durmiendo, perdoná...
césar: me importa tres velines
yo me pregunto, una sola vez escuché a una vecina decir: Yessica Lorena, me importa tres velines... y ahora aparece reversionado en este sueño olvidable, reiterativo y lisérgico... ¿por qué?
No voy a ir a otro perro con este hueso por más que mi retinas diletantes se empeñen una y otra vez en los mismo...