2 may. 2010

Hombre Perro II


Síntesis del post anterior: Resulta que una vez yo cumplí años, eran épocas en las que se me daba por festejar a lo grande. Hice una kermesse, con unos juegos que en ese entonces me parecían una divinura. Entre los invitados, un colorado anónimo me dio charla durante toda la noche. Cuando aparecimos en su habitación, yo quise decir algo así “¿el baño?” (y no, no es que confundiera su habitación con el baño, es que lo mío era urgente) pero en lugar de eso una llamarada espesa de morrones, cebollas, muzzarella y mucho fernet, salió de mi boca como una estampida. Me dijo que me llevaría a mi casa. Fuimos. Subimos. Yo tenía el cerebro en piloto automático, el cuerpo, en punto muerto. Esa noche nada más pasó. Lo saludé y me dormí.
Cierto día, el niño perro decidió volver… yo no le había dado mi teléfono, ni mi mail, él apenas recordaba la puerta del edificio....

Una amiga de aquellas épocas, luego de una trifulca familiar, se había quedado a vivir en casa. Cierta vez yo volvía del gimnasio (épocas en las que iba al gimnasio) sudada y con mis peores ropas llegué a casa, para mi sorpresa, de espaldas, leyendo en su notebook, la que sería su futura novela, el hombre perro, whisky en mano, me saludaría con la naturalidad del local.

Mi amiga adicionó:  tocó el timbre, lo hice pasar.

Ante lo dado es difícil retroceder en el tiempo y pensar, hice lo único que estaba a mi alcance: darme un baño.

Al salir, me esperaba la mesa servida, la comida humeante, y dos que compartían los secretos de la comida que juntos habían elaborado.

Si, ellos eran lo más parecido a amigos circunstanciales, como esos que uno va arremolinando cuando anda mucho tiempo de viaje.

La noche siguió entre relatos de alto contenido humano, de mi incomodidad inicial, de la sensación de invasión extrañada a la aceptación de entender que la vida guarda tanto de azar como de embestida.

También hablamos de la Ciccolina y de sus gustos zoofílicos, de las experiencias con caballos, con burros y con perros.

Mi amiga se retiró a dormir, continuamos la charla de a dos. El Hombre Perro asumió que su fealdad se compensaba con su exquisito saber general, su memoria gigantesca, sus grandes narraciones, sus buenas dotes de escritor. También dijo que la primera vez con alguien era única, descubrir el placer de recorrer un cuerpo desconocido, sabores y sensaciones, que la primera vez con otro era un suceso imborrable, que la clave estaba en pasarla bien, relajarse para entregarse a fondo…

Me convenció, un poco porque sospechaba que esta vez me costaría pedirle que se fuera, otro poco porque tenía sueño, y otro por curiosidad, qué va…

Unos besos tímidos oficiaron de arranque, luego, en la habitación, él no tuvo mejor ocurrencia que jugar a Tarzán el musculoso. Me alzó contra el placard, quedé sentada en las alturas con tan mala suerte que una de las perillitas de la puerta se acomodó con violencia entre mi cuarta y quinta vértebra. Grité a puro dolor. Él me giró con torpeza y me arrojó en la cama, con tan poca pericia que mi cuello dio de lleno en el filo. Otro grito desconsolado. Lo miré, quise que mi mirada le recordara aquello de la importancia de la primera vez, que la clave estaba en pasarla bien, en relajarse para entregarse a fondo…

Y ahí, los ojos del hombre perro se inyectaron de placer, arrancó una secuencia digna de porno vernáculo. El Hombre Perro entraba y salía, uno dos, uno dos, uno dos, con expresiones del tipo: ahhh, si, así, ahhh, si, así, ahhh, si, así, yo intenté hacer contacto visual, hasta que su autismo canino, me hizo abandonar toda tarea, sólo quería que concluyera y que se fuera. Y finalmente dormir.

Sus sonidos guturales fueron en aumento, indescifrables, escandalosos. Hacia el final, un aullido demoledor en mi oído derecho dio fin a su tarea. Un aullido de perro en celo, de chancho en llamas.

Bajó de la cama, en cuatro patas, comenzó a respirar. Intentaba bajar la velocidad de su respiración. Sí, en cuatro patas. Yo lo miraba con cara de nada, pero por dentro quería reírme un buen rato en soledad sin animales a la vista.

Volvió a la cama, me abrazó, qué linda sos, me dijo. Me dijo: ¿te gustó? Quise decir: ¡pufff! Pero mi cara fue más que elocuente, volvió a abrazarme, cruzó sus patas por mi cintura y comenzó a roncar.

Yo pensaba en esa película de damier, en la que el tipo toca un botón y la tipa cae como por un túnel. Sí, eso necesitaba, no verlo más, hacerlo desaparecer por arte de magia.

A la mañana, lo fui rápido. Cuando subí a mi habitación entre las sábanas encontré una cadenita de eslabones gruesos, con una chapita rectangular con su nombre.

Quise decir: ¡guau! Pero ya era demasiado….


44 comentarios:

  1. hay perros que no deberían andar sueltos, y mucho menos sin bozal

    esta claro

    ResponderEliminar
  2. Briks,
    ya ve, la perrera no era un invento tan desacertado...

    ResponderEliminar
  3. carajo Wendu, me hiciste leer de entrada esto: "una llamarada espesa de morrones, cebollas, muzzarella y mucho fernet, salió de mi boca como una estampida"
    sos un asco!

    zoofilicos? cuello dio de lleno con el filo? guturales?
    pero... pero...
    naaaaa pará pará. no es nada noble esto ;)
    BESO!

    ResponderEliminar
  4. Ménage,
    qué suerte para la desgracia la mía... la nobleza de vivir a pasar de las ingratitudes de los hombres que no...

    ResponderEliminar
  5. La verdad que el pibe ese era no precisamente un hombreperro sino un hombrepelotudo, por Pingocho cuantos errores juntos.

    Yo que vos lo castro o lo sacrifico.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. malisimo!! encima le dio la cara para preguntarte si te gusto?
    un autentico animal...

    ResponderEliminar
  7. Lux,
    le digo hombre perro simplemente por su compás previsible en las artes amatorias, pero sinceramente no reviste calificación alguna...

    Sol,
    incluso eso, qué poco olfato!

    ResponderEliminar
  8. El aullido del chancho en llamas. ¡Qué título para una novela!
    El chabón se desquitó de lo de la alfombra con un polvazo animalesco. Una bestia rencorosa.

    ResponderEliminar
  9. Ahhh no, nada más deserotizante que esas charlas previas donde se justifican de su fealdad y mucho peor cuando anticipan lo que será. Los que hacen eso de la charlita previa, despues son un blef, irremediablemente.
    Yo por eso, prefiero mis impulsos, y en el minuto cero de tener una mala sensación me voy... sin vueltas, o lo voy en este caso.
    Se quedó hasta la mañana!!!??? Ah, no, usted es sin dudas muy permisiva... inmediatamente después de recobrar el aliento...a la cucha perrito!!!

    ResponderEliminar
  10. El perro se fue pensando en lo ganador que era...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Paul,
    incluso, él siguió viniendo, no, no entraba en razones... qué falta de registro...

    DeVez,
    totalmente de acuerdo... esas charlas son peores, funcionan como un agravante y como prueba... se durmió con tal profundidad que no tuve valor para mandarlo a la cucha, debo reconocer que tiempo después me vengué un poquito, pero el can seguía insistiendo!

    ResponderEliminar
  12. Mostró,
    increíble, no? Si el tipo ni cuenta si había dado...

    ResponderEliminar
  13. El hombre perro, que espécimen de laboratorio eh...

    Concuerdo con Menage, me dio asquito pero por el mismo tiempo me cautivó una mujer con una forma tan masculina de expresarse...

    ResponderEliminar
  14. Monchito,
    ni que lo dude detrás de este atuendo de señorita se esconde un camionero en ascenso...

    ResponderEliminar
  15. No todos los perros son tan buenos compañeros, eso es evidente. Algunos bien abandonados están.
    Muy buena historia.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. No sé cómo se llama la sensación que me quedó después de leer esta segunda parte... no es angustia, es... desazón?
    Imaginar esa piel pegada toda la noche... por favor, nooooo!!!!!

    A la amiga, le doy 3 soplamocos para que le quede claro que la puerta NO SE ABRE sin mi consentimiento!!

    Ciertos perros deberían morder más y ladrar menos.

    ResponderEliminar
  17. Yoni,
    justas palabras, don, diga que esto no lo lee
    Nicole Neumann porque se pondría tan pobrecita, ella que colecciona animalito de la calle...

    Jazmín,
    querida! diga que al menos intenté un cerco perimetral entre el can y yo y pude evitar el contacto directo durante la noche...
    Y le juro, de ahora en más si la desventura me topa con animales de esta calaña, le pido consejo inmediato!

    ResponderEliminar
  18. Mire, a esta altura tengo dos posibilidades. La primera es explayarme largo y tendido sobre el hombre canino, pero como no vale la pena elijo la segunda, que por mucho es la mas sincera:
    Que tipo pelotudo!

    ResponderEliminar
  19. Wendy, la verdad que este tipo de comportamientos es más que reprochable; sin embargo apelo a su autocrítica para decir que nunca más va a volver a suceder esto...!

    ResponderEliminar
  20. Wen... on second thoughts...

    Después del momento inicial de incredulidad por el desparpajo del hombre perro en ignorar de pe a pa lo que es "estar" con una mujer... me quedé pensando.
    Y me acordé de una escena de la peli Dracula de Bram Stoker, en la que el vampiro "ataca" a la amiga de Mina, Lucy. Lo hace bajo la apariencia de un hombre lobo, en un banco de mármol, en el jardín, bajo la luz de la luna... y -si está contemplado en el código penal, me dicen- siempre me fascinó esa escena.

    Nada. Quería decir que a veces, está bueno que un hombre aúlle...

    ResponderEliminar
  21. Belugar,
    ¿sabe qué? Hace mucho que no escuchaba esa palabra. Con convicción, lo dice, eso me alienta.

    Etienne,
    celebro su confianza, pero ya sabe uno a veces es lo más parecido al perrito de Pavlov. Descuento que en su ciudad las cosas deben andar más encaminadas, o no?

    Jazmín,
    excelentísima escena! Enhorabuena que un hombre aúlle, pero el chirrido desgarrado de un chancho en celo es un sonido desvastador...
    O no?

    ResponderEliminar
  22. Ay caramba... ese muchacho... la verdad es que después de tanto romper las pelotas para conseguir lo que buscaba lo mínimo que podría haber hecho el can era ser bueno en la cama. Pero es cierto que se veía venir con tanto preparativo. A los tipos que la preparan tanto no habría ni que darles una chance.
    Igual no se preocupe ¿a quién no le ha tocado comerse un plomo? Incluso algunas hemos tenido el mal gusto de casarnos con el plomo a pesar de todo! (y posteriormente el buen gusto de dejarlos partir)

    ResponderEliminar
  23. Cenicienta,
    no sabe cómo la entendería mi amiga Mirta, que el casorio no le llegó al primer aniversario...
    pero también ella, lo dijo en el otro post, se había enamorado de las palabras bonitas de este perro de poca monta...
    no, si a veces las correspondencias son tan efímeras....

    ResponderEliminar
  24. Pe... yo estoy perdida, quizás por tanto chillido de chancho, pero... una amiga suya estuvo casada con ESTE individuo??
    Estoy entendiendo mal, verdad? Porque sería un mal chiste del destino...

    ¿Qué quiere que le diga? A su edad, todavía se guarda ilusión con la aventura de no saber si el señor... bueh, me entiende.
    A la mía, es preferible tener todas las garantías previas posibles, o abstenerse directamente.

    ResponderEliminar
  25. Jazmin,
    pero no, querida! una amiga mía estuvo casada con otro hombre que No, y no llegó al primer aniversario de casada. Antes de casarse, pero luego de un tiempo de haberlo conocido yo, esta misma amiga conoce al hombre perro por chat... y se enamora porque el muchachito era un discapacitado sexual pero te partía la cabeza...
    Y la próxima sáquese el casco con los bigudíes cuando le hablo!!!!

    ResponderEliminar
  26. Ahh... sí, la entiendo a su amiga. Cuántas no historias habrán empezado con un embelesamiento virtual. Psss, incluso algunas nos pusimos 3 años y medio de novias. Pero al menos, el señor no chillaba. :P

    Cucheme una cosa, pendorcha irreverente! Sepa usted que yo no uso bigudíes!! Lo mío es la toca...

    ResponderEliminar
  27. Una experiencia desafortunada, pero es un relato muy interesante.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  28. Wendy, en la City está encaminado ya hace más de una década pero no es por eso que digo lo que digo.
    Fui siempre medio "jodón" y me tira la "pirateria" pero no lo hago porque valoro lo que tengo cuando lo tengo y no voy a esperar a perderlo para hacerlo.
    Pero...








    que lindas son las mujeres!!

    ResponderEliminar
  29. Jazmín,
    siempre sospeché de las señoritas que se hacen la toca, en su caso, intentaré hacer una salvedad, sólo porque usté tiene una pericia envidiable para sacarme sonrisas a toda costa...
    sólo por eso, eh?

    ResponderEliminar
  30. Mariela,
    usté dice que juntar infornios adornan, al menos la prosa? Pufff, ¿arranco con la novela?

    Etienne,
    casi me tira a la marchanta la buena imagen que tengo de usté, peeero... finalmente, recuperó la compostura...
    Admiro su fortaleza!

    ResponderEliminar
  31. Sos grosa escribiendo, sabelo. El paso del tiempo le ha sentado muy bien al blog. Las historias siguen siendo muy buenas y el vuelo narrativo va creciendo.

    ResponderEliminar
  32. y si le das una galletita cada vez q haces algo bien? No se domará?
    o llama al encantador de perros.

    ResponderEliminar
  33. Melli,
    ¡Tanto tiempo! Usté que junto a Gustavo fue el primero en comentar... pucha! me emociona su entrada y las lindas palabras...
    no me meta presión que me anulo fácil, ahhhh, gracias!

    Zeithgeist,
    justamente ayer alguien me envió un correo con un tipo que se hace llamar el "encantador de perros", la pereza o la celeridad de los tiempos evitaron que pudiera leer algo...
    Dígame usté, ¿de qué se trata?

    ResponderEliminar
  34. Ahora que el Melli me ha llevado por un inesperado paseo retrospectivo, acabo de comprobar, no sin asombro, que este mes me olvidé de dar el premio "Amigos del Mes" a los comentaristas más industriosos...
    ¿Será el stress o que que el premio ya pasó a mejor vida?

    ResponderEliminar
  35. premio? mira, propongo nos invites a cenar algo rico a todos.
    copate la wendy

    ResponderEliminar
  36. Ménage,
    usté siempre dispuesto para el jolgorio... qué quiere que le diga ¿sí?

    ResponderEliminar
  37. Ménage,
    usté pide y pide...
    quédese por comunicación privada, ya veremos qué podemos hacer por usté...
    no.... que no cuelgue!!!

    ResponderEliminar
  38. Mientras leía de repenté me imaginé estar leyendo un cuento o relato surrealista, cosa que después entendí que no era así. A decir verdad Balsam tengo muchas cosas que me gustaría decir, pero son tantas que están agolpadas entre mi mente y mis dedos y ninguna pasa por ese portal, así que me limitaré a tan solo imaginarla (cuan especie de cine porno casero de zoofilia) con aquel animal extraído de los mejores cuentos ficcionados de la edad media en donde detrás de las tinieblas y de las mentes escabrosas se erigían las mejores personificaciones de seres humanos reales, en un mundo real, entre otros seres reales.

    ¿Vio?, anduve de nuevo por aquí... tanto tiempo...

    ResponderEliminar
  39. errante,
    mire que guardo una imagen propia para nada complaciente, pero figurarme en una porno casera y zoofílica me ha dejado la libido por el suelo...
    Intentaré reponerme... pufff... difícil, eh...

    gracias por retomar la senda alguna vez comenzada...
    y habrán pasado unos dos meses o más...

    ResponderEliminar
  40. Visite: www.lengua-libre.blogspot.com
    Filosofía, letras y otros males menores.

    ResponderEliminar
  41. Valentín,
    ya andaremos por su sitio...
    (vaya modo extraño de llevar agua para su costal...)

    ResponderEliminar
  42. Hey =] Llegue hasta aca por un blog en comun... y como vi el comentario que le dejaste pense que capaz te podia gustar mi blog. Escribo cuentos cortos, o intento hacerlo. El resultado son historias de vida que no fueron y recuerdo de alguien que no soy yo. Pasate y fijate si te gusta.
    http://inocenciaenextincion.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  43. Wendy
    Creo que casi todas nos encontramos con algún hombre perro alguna vez, el tema es por qué???
    Porque nos dan lástima, porque estamos solas, no lo sé pero lo hacemos...
    Espero que te lo hayas sacado de encima!!!
    Te invito a ver mi blog y a que participes, soy muy, muy nuevita en esto.
    Se aceptan críticas.
    http://blogdeunasolteradesesperada.blogspot.com/

    Besos,

    ResponderEliminar