15 abr. 2010

Elige tu propia aventura

Cuando tengo ciertos días de empale y inquietud, además de encontrar en los amigos la posibilidad del cambio, a mi me gusta leer. Hay que saber elegir qué leer y dejarse llevar ya no por la pequeña minucia personal sino por el deseo de encontrar en la lectura lo que otros han metamorfoseado en papel y tinta.

Y no exigirse más. Leer para dejarse llevar a la realidad paralela que cifra ficción. Que nunca es una mentira. La ficción es otra realidad… Leer para hacer la plancha en el aire…

Hoy volví a leer este esto:

Ser o no ser, ésta es la cuestión. ¿Cuál es más digna acción del ánimo, sufrir los tiros penetrantes de la fortuna injusta, u oponer los brazos a este torrente de calamidades, y darles fin con atrevida resistencia?

Me gusta pensar que como Hamlet otros tuvieron que decidir, que otros como él, tuvieron que hacer o dejarla pasar. Que la vida no está en los polos sino en la tensión que generan las contradicciones.

¿Quién, si esto no fuese, aguantaría la lentitud de los tribunales, la insolencia de los empleados, las tropelías que recibe pacífico el mérito de los hombres más indignos, las angustias de un mal pagado amor, las injurias y quebrantos de la edad, la violencia de los tiranos, el desprecio de los soberbios? Cuando el que esto sufre, pudiera procurar su quietud con sólo un puñal. ¿Quién podría tolerar tanta opresión, sudando, gimiendo bajo el peso de una vida molesta si no fuese que el temor de que existe alguna cosa más allá de la Muerte (aquel país desconocido de cuyos límites ningún caminante torna) nos embaraza en dudas y nos hace sufrir los males que nos cercan; antes que ir a buscar otros de que no tenemos seguro conocimiento? Esta previsión nos hace a todos cobardes, así la natural tintura del valor se debilita con los barnices pálidos de la prudencia, las empresas de mayor importancia por esta sola consideración mudan camino, no se ejecutan y se reducen a designios vanos.

Saltar o no saltar…
Elegir es habitar el abismo. Desnudarse para asumir la propia vida. Despojarse de lo que sobra, lanzarse a lo desconocido antes de caer en el destino determinista del tiempo. El abismo siempre está presente. Elegir es arrojarse con valentía al deseo.

Bonus Track

“Hubo un famoso actor Kabuki, muerto hace cincuenta años, que dijo: No puedo enseñarte la forma que indica “mira la luna”. Puedo enseñarte el movimiento a realizar con la punta del dedo con el cual señalas hacia el cielo. Desde la punta de tu dedo hasta la luna es tu propia responsabilidad.”

Yoshi Oida

35 comentarios:

  1. Me quedo con una frase: Elegir es habitar el abismo.

    En efecto, no es ni más ni menos que eso. No se me ocurre mejor definición.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. yoni,
    gracias, así me encuentro: abismada pero con la certeza de que la pileta esta llena!

    ResponderEliminar
  3. Me primereó el amigo Bigud. También había reparado en ese concepto. Aunque yo le cambiaría el elegir por existir. Todos de alguna manera habitamos un abismo con nuestra propia existencia. Y es ahí donde la comunión de existencias transforma ese abismo.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Epa, que buena frase la del actor!!
    Nada mal!

    ResponderEliminar
  6. Mariano,
    de todos modos llegar segundo también tiene sus méritos...
    me quedo con eso de "comunión de existencias que transforma el abismo", palabras más o menos, la cuestión es no dejarla pasar...
    (nos pusimos serios, no?)

    ResponderEliminar
  7. Petardo,
    pensé que se lo habían tragado las supersticiones de los billetes esos que recibe...
    Sí!Yoshi Oida es un gran sensei!

    ResponderEliminar
  8. En el teatro encontramos muchas verdades profundas que tienen más que ver con la vida que la vida misma...
    Leerte hoy me da un placer inmenso. Aplaudo este post!
    Elegir es arriesgar, y es el modo de vivir más intenso y vital que conozco.
    Saltar sin red, con la seguridad de que habrá agua en la pileta... o no.
    Un fuerte abrazo, y de nuevo un fuerte aplauso.

    ResponderEliminar
  9. Todos los días es una aventura distinta y elegimos vivirla. Cómo enfrentar ésas tropelías, que actitud tomar hacia ellas, es nuestra responsabilidad.

    Muchas veces me supera la mierda nuestra de cada dia y me dejo llevar por la furia, y después de sentirme para el carajo, me digo que no vale la pena y de vuelta otra vez...
    Elijo pararme al lado del abismo y elijo saltar!

    ResponderEliminar
  10. <> Frederich Nietzche

    Es hermoso lo que escribiste y, si me lo permitis, tomo no ta de la frase del sensei.

    quizas en el abismo nos encontremos todos

    ResponderEliminar
  11. dondeló,
    Gracias! Ahora me pregunto: ¿no será un acto kamikaze arrojarse a la pileta sin agua?
    No es el acto de alguien que está tan jugado que no mide consecuencias?
    Qué dice usté?

    Etienne,
    ¡sea usté bienvenido!
    eso mismo "oponer los brazos a este torrente de calamidades, y darles fin con atrevida resistencia"
    ¿no es emocionante sentir el vientito del abismo?

    Belugar,
    Gracias! tome nota! las cosas son de quién las lee!
    "En el abismo nos encontraremos" me quedo con su frase, y me imagino a muchos tomados de las manos y saltando!

    ResponderEliminar
  12. ¡Como estamos hoy, eh!
    Es así. Ayer tuve motivos para decir "¡Ja! Te lo dije" o "Entonces la culpa era tuya!" pero preferí sonreir y decir "No pasa nada" y quedarme con la carta "Salir de prisión", como si estuviese jugando al Monopoly.

    Abrazos mostros.

    ResponderEliminar
  13. Mostro,
    si Mostro, se puso lunga la cosa!
    claro eso también es elegir, no? Te rajaría una puteada que sirva para frenar el tránsito pero simplemente te miro, y me ahorro el momento de damier...

    ResponderEliminar
  14. No podemos pelear todas las batallas, aunque creamos que las ganaremos.
    Dejarla pasar, mirar como si pasara un carro...
    Paciencia.

    ResponderEliminar
  15. Yo no hablo del acto de tirarse a la pileta con la seguridad de que no hay agua.
    Hablo de tirarse teniendo seguridad de que haya agua, o no teniendo esa seguridad.
    Me expresé mal.
    Lo que quise decir es que arriesgarnos sin saber cuál puede ser el resultado es jugársela y siempre vale la pena. Eso para mí, tiene que ver con vivir.
    Beso.

    ResponderEliminar
  16. Mostro,
    buena filosofía para una vida agitada, supongo que en esto mismo piensa cuando se enciende otra vez Radio Disney y Daddy Yankee arremete con "llamado de emergencia"...
    resista, Mostro!

    ResponderEliminar
  17. Dondeló,
    si, entendí, un acto pleno de valentía en el que en la derrota o en la victoria, el acierto está en dar el salto...
    Muchos besos!

    ResponderEliminar
  18. La chacón de la lora, Wendy, una puñalada trapera este bello post. Tengo la impresión de haber dejado pasar ya varias piletas llenas, y que ahora camino por el borde de una pileta olímpica totalmente vacía...

    ResponderEliminar
  19. Lo del ponja sublime, me gustó mucho.
    Respecto a lo otro eso que uno no se suicida por temor a lo que hay despues de la vida, me parece que o en mi caso pienso distinto, justamente porque no hay NADA después de esta vida es que tenemos que bancarnos las cosas jodidas e intentar cambiarlas, en eso coincido con el amanerado hiperquinético de Hamlet, yo soy de la idea que hay que "oponer los brazos a este torrente de calamidades, y darlas fin con atrevida resistencia".

    Besos hermosa

    ResponderEliminar
  20. "hacer o dejarla pasar"
    esa maldita nebulosa que tengo en el cerebro y me enceguece, a tal punto que pierdo tiempo decidiendo y termino dejando pasar las cosas por no tener timing en las decisiones.
    que se yo.
    Wendy, abrazo grande

    ResponderEliminar
  21. Paul,
    sepa disculpar ando en unos días complicados y lo que supuse sería una descarga, definitivamente lo fue.
    La misma sensación tuve yo... Es por eso que ahora el intento es no dejarla pasar...

    Lux (reloaded)
    si, hay frases que confirman que la vida tiene sentido. Que la búsqueda y el cambio nos hacen estar más vivos que nunca aunque la coyuntura se empeñe en llenar de piedras el camino.
    Tampoco creo en Dios ni en ningún tipo de trascendencia... salvo en la realización de las necesidades. Realizarse en el amor, en el trabajo o en el arte...
    ¡A resistir!

    Ménage,
    así es, al menos tener conciencia que de que uno está dejando pasar cosas que nos hacen bien, genera la posibilidad de darle fin a la reincidencia no constructiva...
    ¡Vamos que venimos!

    ResponderEliminar
  22. Siempre me cayo bastante mal Hamlet. Su indecisión es un cáncer. Piensa demasiado, Hamlet es el reflejo vivo del hombre moderno, temeroso de lo desconocido, racional en exceso. Se pasa pensando en el "que tal si", el tiempo transcurre vertiginosamente y se requiere velocidad a la hora de reflexionar.

    No diog que la reflexión sea injustificada, pero se pasa este muchacho, se le va a explotar la cabeza algún día.

    Me gusto la frase del Kabuki, y me encanta la palabra kabuki.

    Beso Wendy.

    ResponderEliminar
  23. Monchito,
    pongamos las cosas en orden, resulta que al tipo le matan al padre, y se le aparece el fantasma del padre pidiéndole que haga justicia. El asesino del padre, es el hermano del padre, es decir el tío de Hamlet, que ahora se curte a a la mamá de Hamlet, y para colmo la noviecita virginal que tenía "Ofelia" se suicida, y siguen las muertes...
    El tipo estaba culo pal norte, y termina mal, claro...
    si, suena bien "kabuki"
    besito...

    ResponderEliminar
  24. Yo pienso que no hay nada después, lo que no me había puesto a pensar es por qué soporto todas esas cosas. En fin, por eso Shakespeare es Shakespeare.

    Muy hermoso post, muy bello.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  25. Lindo post... muy buena la frase de Yoshi Oida..oh si, la filosofía oriental...

    ResponderEliminar
  26. Mariela,
    qué manera de resistir, no?
    por lo menos nos quedan las palabras de los que dicen mejor nosotras...
    Gracias!

    DeVez,
    qué grande el japonés!

    ResponderEliminar
  27. Wendy, buenísimo! Este post se vino medio filosófico, no? A mi me gustó esto:
    "Saltar o no saltar…
    Elegir es habitar el abismo. Desnudarse para asumir la propia vida. Despojarse de lo que sobra, lanzarse a lo desconocido antes de caer en el destino determinista del tiempo. El abismo siempre está presente. Elegir es arrojarse con valentía al deseo".

    Será que opino igual y que hay que hacerle frente al abismo y a la incertidumbre que conlleva tirarse en él. Convivimos con el abismo, pero como bien vos decís, hay que entregarse al deseo y saltar.
    Yo, ya hace algunos años, me vengo entrenando en el arte de "saltar" ;)
    Besos!!

    ResponderEliminar
  28. Solum,
    el arte de saltar se va despuntando con los años, ¿no?
    son dos las opciones o saltar o hacer la plancha de por vida,
    creo que me está dando ideas para una nueva sección: "el arte de saltar" curso acelerado para los que temen recaídas...

    ResponderEliminar
  29. Excelente, Wendy.

    De todas las veces en que la vida me repregunta, en la mayoría, volvería a saltar.
    El riesgo es la medida de las ganas de vivir que tengo. En algunos momentos es menor, en otros soy intrépida.

    Lo único que me modera en ciertas circunstancias, es el hecho de ser madre.
    Por lo demás, jump, baby... always, jump.

    Me encantó.
    Beso.

    ResponderEliminar
  30. Jazmín,
    bienvenida!
    un honor que el usté desfile por este sitio! (me la imaginé desfilando y todo!)
    no dudo de su carácter osado, ya su lengua filosa atestigua su paso...
    gracias... a seguir saltando!

    ResponderEliminar
  31. Pero, amorosa... qué regia bienvenida!
    Si me permite, ponemos este champucito en el freezer un toque y... seguimos a los saltos.

    ResponderEliminar
  32. Jazmín,
    qué menos! usté es usté! a descorchar que todavía tenemos muchos bailes por delante...

    ResponderEliminar
  33. Hay que saltar, hay que saltar..
    Yo me parece que cuando tenga empale e inquietud voy a cazar una de condorito o algo. Que este post me dejó de cama.

    Por los abismos encontrados, salud!
    (queda champucito ché?)

    ResponderEliminar
  34. electra,
    supuse que había suspendido sus entradas por ciertas razones de fuerza mayor, y ya ve que incluso conectada en un horario transitorio pero más ameno para usté ni jota...
    no era la idea, amiga total, dejarla de cama...
    ya volveré con algún Hombres que NO, que levanta... (bue, "levanta" no es más que una forma de decir, no?)
    lo del champucito, cómo decirlo, le prometo que hacemos una vaquita y se lo compramos... o prefiere que para su vuelta enchufe la batidora y arranque con el ritual del pisco sour?

    ResponderEliminar
  35. a los que incluso piden que acelere el post siguiente por mail, les sugiero paciencia, creo que hasta el miércoles no tendré nada qué decir...

    ResponderEliminar