26 feb. 2010

Chancho friendly!

Habíamos salido de vagabundeo errante y largo. Unas vacaciones que comenzaban – pasados los límites de nuestra soberanía – en Bolivia. Habíamos viajado veintisiete horas hasta Jujuy, sí, sí, por tierra. Con la benemérita suerte de cambio de micro en Tucumán por desperfectos técnicos, con la desgraciada circunstancia que desde Liniers – y eso que habíamos salido de Retiro – el aire acondicionado se había roto. Esto, más los olores pestilentes y repentinos que afloraban de ciertos bajo-vientres, conformaban un buen prólogo de lo que vendría después. Al llegar a La Quiaca, nos anuncian unos angelitos vendedores de coplas que se vendría un gran paro nacional de transporte en Bolivia, que duraría al menos tres días. Sí, sí, créame. Incluso, si yo fuera creyente juraría que fue cierto. Caminamos hasta la frontera con Bolivia y seguimos de viaje, sin escalas, unas dieciséis horas más de hostilidad rutera: cuando el grajo vuela bajo, hace un frío del carajo, pensé. Tal vez, porque se saca más lamiendo que mordiendo, el chofer tuvo la feliz idea de hacer una parada en horas de madrugada y nieve. En la parada cinco o seis cholas revolvían sus guisos ante la lánguida luz de unos faroles a garrafa. Quise un tentempié, y pregunté de qué eran esos sánguches que estaban a la venta. La señora dijo: solito aceitunas. Miguel, Miguel, no tienes colmenas y vendes miel, pensé.
No se veía nada. Una noche partida por un par de estrellas agónicas.
Una de mis compañeras de ruta se sentía muy mal, estómago revuelto y contorción. La acompañé al “baño”, pensé en algo así más valen amigos en la plaza que dineros en el arca. Entramos a unas tienditas que oficiaban de baño. Ella en una. Yo en otra. Antes que el gallo diera las diez, mi amiga soltaba el ave maría por culo. Yo como buena cazadora a la que no se le escapan las palomas, me bajé mi prenda íntima y me procuré embocar el pipí en un hoyo corroído por los restos de otros. Pero en esas, como evidencia de un destino testarudo, un ser de más talante, sopesó culo veo, culo quiero. Y tal fue mi suerte y su deseo que, en el preciso instante en el que el chorrito de pis se deslizaba corriente abajo, una lengua espesa de lija recorrió toda la raya de mi culo. Porque más vale mujer prudente, que fuerte, giré la cabeza, con mi culo en alza como toda metralleta y lo ví. Un chancho inmenso se relamía extasiado el néctar de mis esfínteres. Ahí me pregunté ¿la culpa la tiene el chancho o el que le da de comer?

25 comentarios:

  1. por favor que sea 100% mentira, wendy. por favor.

    ResponderEliminar
  2. y se lo dedico a la gilada que puso 'culos' en google y llegó hasta acá ajaajajaaja

    ResponderEliminar
  3. A falta de papel, pusieron un chochán. Era un servicio, no entedés la idiosincracia del altiplano...

    ResponderEliminar
  4. Electra, usted bien sabe que este blog contiene información 100 % fidedigna, no así mi identidad que prefiero mantenerla cerrada a cuatro llaves, a menos que ciertas excepciones lo ameriten.
    Si, che, un chancho gigante me lamió el culo!

    Estimado, Paul, cierto es que era mi primera noche en el altiplano boliviano y tal vez tenga usted razón, a falta de pan duro bien vienen las lamidas de chanchos en el culo!
    Bienvenido…

    ResponderEliminar
  5. Estimadísima Wendy B., sólo una expresión de deseo

    ¡Qué daría yo por ser chancho boliviano!

    Le voy a confesar que usted tiene un estilo tan directo y tan gracioso de escritura que me hace seguirla por la historia que sea. El chancho, Gaudio, todos esos viles hombres que no. Me gusta su blog, me gusta cómo se toma las incertidumbres de la vida, me gusta que sea fiel a su estilo. Si, para mí, usted ya tiene su sello ganado o el chancho atado?
    Buen fin de semana!!!

    ResponderEliminar
  6. Yo le creo, Wendy, por eso mi impresión es tan grande, que más no puedo decirle.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Estimadísimo anónimo, usted sobredimensiona las cosas. No me haga reir, por favor! Gracias, por sus palabras de aliento...

    Vió, Mariela, una experiencia digna de ser olvidada....

    ResponderEliminar
  8. Señorita Balsam, no lo hago. No acostumbro a hacer de un grano de sal una salina. No me haga enojar. Le estoy buscando un link de una película que debe ver. Qué hermosa Buffalo 66.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo, cómo voy a querer que monte en cólera.... Yo? No, justamente.
    A la espera de su link...

    ResponderEliminar
  10. Pero usted entró al recinto con ojos vendados!? mire que no ver al chanchito...! Yo cuando tuve uno muy muy cerca, lo sentí por su respiración. Claro que tenía los pantalones puestos.
    Saludos, mi querida.
    La otra escorpiana.

    ResponderEliminar
  11. Estimada compañera astral, serían las tres de la madrugada, nevaba, el baño era una cortinita, y un hoyo en el suelo, del resto sólo recuerdo oscuridad y más oscuridad... Mejor suerte tuvo usted, ya lo creo...

    ResponderEliminar
  12. Wendísima:
    Puedo permitir que un chancho le lama el trasero porque ud. sabe lo que yo me he comido en la cama y en la vida. Un chancho lame culos es igual de sorpresivo que un levantarse en la cama, tener un NN al lado y esperar que esos forros los haya usado él. Sígala la anédota, "si vu plé". AHORA, lo que no puedo permitir es que alguien firme como "la otra escorpiana". Hemos batallado arduamente por lograr un grupo selecto y reducido de maliciosas mujeres de Escorpio para que venga una y se autoproclame "la otra". Habrase visto.
    Eleztraaaaa, quéjese ud. también, por favor!

    P.S.: Muy bonica la música. le felicito el ingenio.

    ResponderEliminar
  13. Mirtísima,

    sí, lo sabemos usté en estos momentos está más chancho friendly que nunca. Aunque de seguir con esta humorada, le tomaremos cariño al piggy, nos rendiremos ante su encanto oculto...
    Vió, hasta es la blógsfera una encuentra compañeras de ruta de tan tremendo signo astral.
    Y Electra? Estará sueño friendly? No asoma las narices desde el viernes y qué decir de su bitácora, sigue anclada en aquella "hueva dorsal" del 19 de enero....
    Sépalo, la canción del tano Paolo Conte, es para usté!

    ResponderEliminar
  14. Mi querida, Wendy! Le concedo el link adeudado,
    http://www.youtube.com/watch?v=2rgQIOxWeEk
    Tome lo bueno, no lo malo, esta mujer me hace pensar un poco en usted.
    Pd.: me anoto en la lista de compañeros astrales! Si, yo también!

    ResponderEliminar
  15. Anónimo, ¿usted me conoce? Sincérese, mire la película que me viene a recomendar... o tengo poderes o los tiene usted? Justo uno de mis directores favoritos, justo una película que quiero ver... Me va a terminar matando de un bobazo, usted!

    ResponderEliminar
  16. A no no, señorita me maneja a las comentaristas. Lejos de toda discusión, mi firma fué un simple guiño a sus comentarios que llenan de culpa a mi signo por mis erráticas (o no tanto) actitudes.
    Me despido, auténtica y personal,aunque escorpiana también.

    ResponderEliminar
  17. DevezEnCuando: qué hacer con comentaristas de nuestro signo astral; locas todas locas. Y también enanas, vió... esa mezcla lo condensa todo!

    ResponderEliminar
  18. enana tu agüela!

    ResponderEliminar
  19. Electra, justamente usté! Justamente usté es la que nos mira desde arriba con ese porte de modelo for export!

    ResponderEliminar
  20. yo coincido con Mirta en que no se pase inadvertido que somo una banda bien pulenta que resistió las pruebas más ásperas, como para que se nos ningunee siquiera desde el no saber que existimos en la astralidat.

    ahora, en algo estoy deacuerdísimo con Devezencuando: es impósibel que no haya detectado la presencia porcina! menos mal que le dio por salir al campo, Wendy. Ya si le vuelve a pasar será porque le copó la onda.

    sin ir más cerca, en mi km8 natal se dice del chicato "este no ve un chancho en un baño". Posta!

    ResponderEliminar
  21. (será que en el km8 antiguo ponían el mismo servicio?)

    ResponderEliminar
  22. Electra,
    no me acorrale a la muchachada femenina contra las cuerdas. esto no es un ring y usté no es ni negra ni blackmamba!

    ResponderEliminar
  23. en la oscuridad perpetua de los pozos no se distingue un chancho a la vela, se ve que sus consangüineos lo sabían bien, al final el 8 es lo más parecido al altiplano boliviano?

    ResponderEliminar
  24. Voy a usar las frases del chancho en clase. gracias chichis por aportar a la cultura de cada día...

    ResponderEliminar
  25. Yael, le parece? no se verá forzada a explicar tan lamentable suceso?

    ResponderEliminar