31 ene. 2010

Hombres que NO – Vol. 1

N. de E.: En esta sección, intentaré ser extremadamente fiel al siempre bien posicionado axioma: “basado en hechos reales”. Hombres que NO intentará reflejar este inverso cambio de paradigma: ahora los hombres no quieren solo “eso”.
Resulta que una vez que E se había ido de nuestra casa fraterna, XM y yo decidimos sumar una tercera integrante a la casa. La primera postulante fue aceptada sin más, luego comprenderíamos el impulsivo error que habíamos cometido. La  llamaremos “Tamagochi” * y será protagonista de otro post. Tamagochi  tenía unos amigos y con ellos fuimos a una fiesta. Al promediar la noche, Ignacio, su mejor amigo, nos propone continuar la velada en su casa, mirando una película. Todos dijimos: sí. El tipo, vivía en una casona antigüa, de escalera de mámol e infinidad de cuartos, al estilo “petit hotel”, en pleno centro porteño. Seríamos ocho en total. En un amplio salón, el tipo descubrió un proyector digital (en esa época no eran frecuentes) frente a una amplia pantalla electrónica de cine. Sí, en su casa. Todos nos acomodamos para ver una porquería protagonizada por Angelina Jolie. Ignacio hacía cine, y durante la fiesta, el traslado en coche, y ahora en su casa, no dejaba de comentarme los trucos de cámara, ángulo, luz, y demás cuestiones técnicas que venían muy poco al caso, más aún en una película de tan bochornosa factura. Pero como él me iba gustando un poco y rozaba su rodilla o su hombro junto a los míos, lo dejé decir.
La película terminaría una hora cuarenta después, 8:40 de la mañana y yo empezaba a sospechar si tendría sentido la ausencia del descanso. Cuando los títulos finales empezaron a caer en cascada, todos los otros espectadores se retiraron. Inclusive, Tamagochi. Yo, en tal confusión (se fueron a dormir a los cuartos? No me saludan? Tamagochi me tejió una emboscada?) anuncié que pediría un taxi. Ignacio, me dijo que no, que me quedara, que era muy tarde, mientras guardaba el proyector bajo siete llaves.
Lo que sigue es la copia más fiel que ha guardado mi memoria:
8:45 hs.
Ignacio: Vení, (me toma de la mano) te voy a mostrar mi estudio de edición
Unos veinte minutos del tipo mostrando publicidades, cortos, ediciones de sonido y blah blah….
9: 05 hs.
Ignacio:  Este es mi cuarto… y esta mi guitarra… (se sienta en la cama y con la guitarra en mano empieza un variadísimo popurrí que contiene desde Led Zeppelin hasta Paco de Lucía: todo lo que imagineis. Yo, tratando de mantener una posición erguida que con lo frondoso del popurrí terminó en posición fetal, en la cama.)
9: 45 hs.
Ignacio: (al percibir el pestaneo persistente de mis ojos) Sí, vamos a dormir
Dicho esto, lo veo hurgar en el placard: saca toallón, desodorante, perfume importado, maquinita de afeitar
Ignacio: Me pego un bañito rápido… (Sale)
Yo, incómoda como pito de travesti, me recuesto en la cama y comienzo un balbuceo interior al mejor estilo “qué hacer”: me meto en la cama? Me acuesto con la ropa? Me quedo así como estoy y lo espero?
10:00 hs.
Ignacio sigue en el baño. Canta en la ducha. Se escucha el agua caer y caer. Sigue cantando. Luego, una rutina sistemática: secado, frotado, desodorante y perfume. El ruido del agua es relevado por el chillido de la maquinita de afeitar. Sigue… encerrado en el baño ...
Yo, abrumada por el curso de los acontecimientos, decido en un arrojo de valentía, sacarme la pollera (era prestada y no daba arrugarla toda!), meterme en la cama y cerrar los ojos.
10: 30 hs.
Ignacio sale del baño, inmaculado, con una toalla de mano sujeta a la cintura por única prenda. Se sienta en la cama, toma la guitarra y me dice:
Ignacio: Conocés esta? (Abro los ojos. Comienzan los acordes de otro tema de su imperecedero repertorio musical)
Yo: Tengo sueño.
Ignacio se quita la toalla y se mete en la cama. Besos y frases bonitas:  me gustás, me gusta tu.., tu mirada… y esa forma que tenés… Me abraza y arranca como un camión cisterna unos ronquidos desaforados… en mi oreja. Sí. Me alejo, lo codeo. El rugido cesa.
11:15 hs.
Ignacio: (Despierta) Pongo el despertador a la 1. (13 hs.)
13 hs.
Se despierta. Me despierta a los besos y a los arrumacos, y las palabras dulces al oído. Todo amor y felicidad. Empieza a montarse finalmente la escena sexual. Vuela la ropa. Los besos pierden la melosidad de sus palabras.
13: 20 hs.
Suena el despertador, otra vez.
Ignacio: Tengo que irme. (El porno soft se transforma en una película ATP.)
Yo: (Risas y más risas)
Ignacio, acariciando mi pelo, con mirada amorosa, entre mimos lentos, y gestos que buscan complicidad en mí,  dice: “sirvió para un primer acercamiento”

En honor a la justicia femenina, se terminó el amor.


* Los nombres reales de los personajes han sido cambiados para proteger a los desprevenidos. Cualquier similitud con el nombre o la historia de alguna persona, viva o muerta, es completamente coincidencia y no intencional.)

14 comentarios:

  1. Nahhh, de gente así tenes que dar nombres reales, nada de ficción pensa en el resto de la juventud femenina a la que le puede llegar a pasar lo mismo
    Dar nombre y apellido seria una vacuna.
    Capaz si tomabas ese taxi, con el tachero tenías mas suerte.

    Pd: si es foto de un erizo bb, si es una de mis mascotas, si vive en una pecerota.
    con click en la foto ves mas o si queres te mando otro link

    ResponderEliminar
  2. Si, escrache público y televisado!!!! qué ese Gordo morfeta. Se la da de gigoló y ajusticia el ganso contra los azulejos del baño. Muerte inmediata será mucho pedir?

    ResponderEliminar
  3. Petardo Contreras, tenés razón, che, pero la verdad es que creo que el tipo se llamaba así... y el apellido no sé... pero es verdad, hay que alertar a las juventudes femeninas ...
    No puedo creer lo de tu mascota, si pasame otro link porque de ese sólo veo una foto!!!!

    Anónimo, y si, eso decía después Tamagochi, que el tipo era puto nomás.

    ResponderEliminar
  4. Pero qué paso después?? Como siguió? Confirmaste que era gay, que era impotente?

    Y si no es asi... para qué te hizo quedar?? No sé... después de todo... es malo que un hombre no avance?

    ResponderEliminar
  5. Mariela, nunca más...

    Sol,no lo ví más. El tipo estaba condenado al olvido. Y, no digo que no sea posible que el hombre no avance... o se tome sus tiempos, pero ahorrame el circo, gilastrún!!!!

    ResponderEliminar
  6. Mi querida, Wendy! Tuve que leer dos veces el post para ver si estabas hablando de un tal Ignacio o de mi. Despues me di cuenta que nunca vivi en un petit hotel ni en el centro y que Angelina Jolie me pone los pelos de punta con esa cara de asesina serial masculina. No soy yo. Confirmado. Pero hubo una vez, o dos o tres :) que el pequeño temerario de ahi abajo no quiso ni lola, y uno, pobre guerrero DESESPERADO habla, toca la guitarra mientras piensa que el momento llegará y el temerario ira a la vanguardia. Peeeeeeeeeero, si uno esta borracho (siempre) o cansado o cagado en las patas: No hay batalla a ganar!!!! En esos casos, soy sincero: Muchos, lo mejor es arreglar para otra vez. Y pedir perdon. Uno hace lo que puede, no?

    ResponderEliminar
  7. Yo soy mujer, pero opino lo mismo que el bombero loco... Chicas: si nosotras vivimos la presión antes (qué me pongo, me hace gorda o no, y la depilación, y la planchita para el pelo, y toda esa histeria)... el hombre vive esa presión después.
    Creo que nunca hay que juzgar a un hombre por un primer encuentro. A mí, este muchacho me pareció sensible, pero no me des bola: siempre elijo mal... jajajajaj...
    Besos.
    Ro

    ResponderEliminar
  8. Dear Wendy
    Mis vacaciones me dan el tiempo justo de leer su anécdota, que ya la conocía e incluso recordar a la afamada Tamagochi que ha marcado un antes y un después en lo que fue Gurru.
    Respecto de los hombres que no: tengo dos "anédotas" pero me quedo con esta.
    El, escritor, amado por sus fans. Yo, una nadies como siempre pero con esta simpatía arrolladora. El, gordito con gracia, alto pero nada, absolutamente nada de sex appeal. Es decir, podía bailar muy lindo pero en la cama no pasaba lo que recomdenó mi depiladora: chispa y llama. Pues que encima yo insistía porque él..bueno, pueden leerlo en otro blog...escribe. Y así pasé algunas noches durmiendo a su lado, desnuda y con su gato rollizo oprimiéndome el pecho. Pero un día, mi amiga M. hizo una mala distribución de un estupefaciente en una torta. Y en el colectivo yendo a su casa sentí que su sangre corría por mis venas y viceversa. Y no va que llegamos, me saco la pilcha pa dormir y siento todo sus ser adentro mío, entero. Pero la sensación fue de estar rellena con su miembro en vez de venas, músculos, huesos, etc. Me di cuenta que no llevaba protección lo corrí a un lado y en los días sucesivos la relación terminó. Elegí mal después, como siempre. Y lo peor es que él ni debe saber la sensación de cañón relleno que tuve esa noche. Es uno que NO, pero igual dan sorpresas.
    con amor y soledad.
    Eu

    ResponderEliminar
  9. Querido bombero loco, su sinceridad hubiera servido para comprender que si, que siempre hay tiempo para una segunda vez, sin Angelina Jolie de por medio que la hacen ver a una como una cucaracha insignificante a punta del ojotazo final...

    Ro, sí! La presión previa femenina es una etapa demoledora, larga y de una obstinación cíclica y reincidente... (esta pollera me la quiero poner, si o si!!! incluso cuando no haya maridaje posible con ninguna remera, top, musculosa, corpiño, saquito, campera, saco largo, sandalia, cartera, pañuelo, etc)
    El tipo sensible era, lo de la guitarra y el ritual de la bañera dieron pruebas más que suficientes... Pero una no vive sólo de palabras dulces al oído, no?

    Yael Lic., usted insiste en estos comentarios llenos de libertinaje y desparpajo... De pequeña exploradora sexual en territorios tan poco prometedores... ¡y elige tan mal al man! En fin, se ve que ya somos varias (Usted, Ro, yo) que enfilamos por la ruta de la muerte con la esperanza de que el viaje nos deje, al menos, alguna foto entrañable, algún recuerdo imperecedero aunque el presente se recubra de pasado a los diez minutos de comenzada la pasión...
    Por eso, qué mejor certeza que la lanzada por su depiladora: ¡chispa y llama! (Me temo que esa señora sabe de qué habla)

    ResponderEliminar
  10. Me acordé de la película de Brendan Frasier, Al Diablo con el Diablo creo que se llama, donde una de las situaciones él es un romántico empedernido que está todo el tiempo diciendole a la mina cosas dulces y haciendole canciones y cursilerías por doquier hasta que la mina ve a un flaco todo fachero que se la lleva de prepo. Brendan Frasier queda sorprendido y le pregunta por qué, a lo que la mina le responde que es DEMASIADO sensible (se ponía a llorar con la puesta del Sol jajaja, igual mirarla es graciosa, que yo te la cuente es muy pedorro). En fin, no será que era fan de esta peli? :P

    Me cuesta creer que esa anécdota sea real, pero parece que hay gente para todo che.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Ale, esa película me suena, aunque de haberla visto, ví sólo un par de escenas... Te pregunto: ¿el tipo no era extraterrestre o algo así (androide, alienígena...)? Juro por todos mis dedos de mis dos manos que esta historia ES 100 % REAL.
    A esta altura pienso que el tipo quería que alguien que le hiciera de oyente o de espectadora por un ratito... Mirá esta película, mirá mis videos, escuchame tocar, escuchame bañar, escuchá mi despertador cómo hace ring ring...

    ResponderEliminar
  12. Jajaja, no, en esa peli no era ninguna de esas cosas... ahora, dudo en si este flaco sí lo era :P

    Mira, la escena de la playa del hombre sensible es esta: http://www.youtube.com/watch?v=xauCHbQV9GQ (pedorrísima que esté en gallego, pero para que te des una idea).

    La peli es esta: http://www.imdb.com/title/tt0230030/

    Bueh, ya me estoy pareciendo a este flaco, hablando de la peli! jajaja.

    Puede ser lo que decís, conozco gente con ego, pero tanto y a tal extremo? mmmm...

    ResponderEliminar
  13. Ale, me hiciste reir mucho!!! Si, la peli conserva cierto parecido con mi historia!!!
    jajajajajaaja.... me reí mucho!

    ResponderEliminar